Monday, 20/5/2024 | 9:00 UTC+0
Relacion-arte
Relacion-arte

Los Órdenes del Amor

Los órdenes del amor son condiciones básicas para que el amor fluya, para que el agua no se disperse o no se estanque. Quienes pretendan ignorar estas condiciones tendrán, con toda seguridad, importantes dificultades para experimentar el amor en sus vidas. Así de simple, nadie puede verdaderamente amar si primero no sabe recibir y agradecer.

Nacemos de unos padres, no hemos aterrizado desde la estratosfera por arte de magia. Nacer significa que no venimos a la vida desde la total autonomía, sino que venimos a la vida a partir de alguien.

Es decir: nacemos vinculados.

Toda forma de existencia tiene esta naturaleza vinculada.

Entre iguales, este vínculo supone un intercambio, un equilibrio entre lo que cada uno da al otro y cada uno toma del otro. Sin este intercambio equilibrado, el vínculo entre iguales no puede mantenerse.

Pero en el origen de la vida o de la existencia, el vínculo es de naturaleza desigual.

Un río procede de una fuente, y no al contrario. No hay río que suministre agua de su propia fuente. También es verdad que el río puede, más adelante, suministrar su agua a otros ríos, los cuales se alimentarán de aquél. Parece una obviedad: el río fluye en una dirección, y no en la contraria.

Esto no significa que los hijos no amen a sus padres. Significa que, a diferencia del amor entre iguales, que consiste en el intercambio equilibrado del dar y tomar a que hemos hecho referencia, el amor entre padres e hijos responde a otra dinámica: “Los padres dan, los hijos toman”. Los padres son los grandes, los anteriores, la fuente: El flujo natural de su amor como padres es el dar. Los hijos son los pequeños, los posteriores y, en consecuencia, toman.

Este equilibrio desigual se rompe cuando un hijo, por ejemplo, pretende ser más grande que sus padres. Bert Hellinger llama a esto “arrogancia” el hijo dice a los padres: “Soy mejor que ustedes, lo hago mejor que ustedes”.

Ciertamente el río puede llegar lejos, y sin dudas los padres se alegrarán de ello. La fuente se siente satisfecha de lo lejos que puede llegar el río. Pero esto no hace al hijo más grande que sus padres: continuará siendo tributario de ellos, en el sentido de que jamás podrá devolverles lo recibido, como el río no puede alimentar a su fuente.

Volver a constelaciones

Consulta individual

Elena Ortuño Nieto.
Dirección:
Robinson Crusoe 1248, Las condes
Mail: eortuno@relacion-arte.cl

Curso

“Coaching y Configuración
Sistémica Individual”

Curso incluye material: Famores (familia y amores)
Consultas: eortuno@relacion-arte.cl

TALLER GRUPAL

“Un espacio de crecimiento”
Taller Presencial grupal de constelaciones familiares
Martes, de 19:00 a 21:00hrs,
en: Robinson Crusoe 1248
Las condes

Ver fechas 2024